5 formas de ocultar un frigorífico en un salón de forma elegante

El frigorífico es un electrodoméstico indispensable en cualquier hogar, pero su presencia a veces puede resultar antiestética, especialmente cuando se ubica en un salón o una zona de estar. Afortunadamente, existen diferentes maneras de camuflar o disimular un frigorífico en el salón, integrándolo de manera armoniosa en la decoración. En este extenso artículo, te guiaré paso a paso a través de varias ideas y técnicas para lograr este objetivo.

Elección del color y estilo

La selección del color del frigorífico es fundamental para su integración en el ambiente. Si el salón tiene una paleta de colores predominante, como tonos neutros o cálidos, es recomendable elegir un frigorífico que se acople a dicha gama cromática. De igual manera, el estilo del frigorífico, ya sea moderno, clásico o vintage, debe coordinar armónicamente con el diseño general del salón. De esta manera, se logrará disimular su presencia de forma sutil.

Utilización de paneles y revestimientos

Una opción popular para ocultar un frigorífico en el salón es incorporar paneles de madera que se integren con el mobiliario circundante. Estos paneles pueden ser diseñados de manera que el frigorífico quede completamente encajado y oculto detrás de ellos. Asimismo, se pueden emplear revestimientos de papel pintado, vinilos adhesivos o incluso mosaicos para cubrir la superficie del frigorífico y adaptarlo al estilo decorativo del salón.

Integración en muebles modulares

Los muebles modulares ofrecen la posibilidad de adaptar su estructura interna para albergar un frigorífico sin que este desentone en el salón. Así, se puede incorporar el electrodoméstico en un armario o una estantería diseñados específicamente para esta función, logrando una apariencia integrada y uniforme. Además, estas soluciones permiten aprovechar el espacio de manera eficiente, proporcionando zonas de almacenamiento adicionales.

Creación de una barra o isla de cocina

En muchos salones, la inclusión de una barra o isla de cocina puede ser una forma efectiva de disimular el frigorífico. Este elemento puede integrar el electrodoméstico de manera discreta en su perímetro, ofreciendo a su vez un espacio funcional para la preparación de alimentos o como zona de comedor informal. La combinación de la barra con materiales y acabados en armonía con el resto del salón contribuirá a difuminar la presencia del frigorífico.

Camuflaje con cortinas o biombos

Otra alternativa para disimular un frigorífico en el salón es emplear cortinas o biombos para ocultarlo visualmente cuando no esté en uso. Las cortinas se pueden instalar en una barra alrededor del electrodoméstico, permitiendo su fácil apertura y cierre cuando sea necesario acceder a él. De igual manera, un biombo decorativo puede ser una solución eficaz para ocultar el frigorífico y añadir un toque decorativo al salón.

Decoración con plantas y accesorios

La incorporación de plantas, cuadros u otros accesorios decorativos alrededor del frigorífico puede contribuir a minimizar su impacto visual en el salón. Elementos como macetas con plantas de interior, cuadros o espejos estratégicamente ubicados pueden desviar la atención del electrodoméstico y hacer que se integre de forma más armoniosa en el entorno.

Aprovechamiento de espacios verticales

En salones con techos altos, es posible aprovechar el espacio vertical para instalar el frigorífico en una posición elevada. Esta disposición permite que el electrodoméstico sea menos perceptible a nivel visual, ya que su presencia se compensa con la altura del techo. Además, se pueden incorporar estantes o armarios superiores para proporcionar almacenamiento adicional y crear una composición equilibrada en la zona afectada.

Quizás también te interese:  Guía paso a paso para instalar un mecanismo de ultrafiltración con éxito

Creación de una galería de arte

Si se cuenta con espacio adyacente al frigorífico, se puede aprovechar para montar una galería de arte que disimule su presencia. Se pueden colgar cuadros, fotografías, obras de arte o composiciones decorativas que llamen la atención y resten protagonismo al electrodoméstico. Así, se consigue crear un punto focal alternativo que desvíe la mirada y enmascare la presencia del frigorífico en el salón.

Uso de muebles camuflados

La elección de muebles estratégicamente ubicados puede contribuir a ocultar el frigorífico en el salón. Por ejemplo, un aparador, una estantería o una librería colocada de forma estratégica puede impedir que el electrodoméstico quede a la vista. La adición de muebles camuflados ofrece la posibilidad de integrar el frigorífico en el contexto general del salón, logrando un efecto visual más cohesivo y armonioso.

Quizás también te interese:  Guía completa para colocar cerámica matajuntas: consejos y técnicas infalibles

Integración en una pared multifuncional

En el diseño de una pared multifuncional, que combine elementos como estanterías, armarios, nichos y zonas de entretenimiento, se puede incluir el frigorífico como parte de esta composición. Mediante la combinación inteligente de elementos y la colocación estratégica del electrodoméstico, se logra que este se fusione con la estructura global de la pared, pasando desapercibido visualmente.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *